Publicado el 07 de Enero de 2014





Parte I. Empecemos Clarificando.

Creo conveniente empezar este año escribiendo y platicando con ustedes un poco sobre las acciones correctivas y la manera en la que en la actualidad las atendemos, pero sobre todo porque este mecanismo de gestión pareciera que en algunas ocasiones pierde fuerza, o carece de ésta al momento de tratar de mejorar nuestros Sistemas de Gestión.

Para todos los Sistemas de Gestión (Calidad, Medio Ambiente, Seguridad y Salud, etc) nos hemos ayudado durante el  tiempo de las acciones correctivas, sin embargo todos nos hemos percatado que éstas en algunas ocasiones no generan el valor que deseamos. Esta ausencia de valor no es precisamente porque la herramienta no funcione como tal, sino que lo más probable es que no estemos utilizando adecuadamente el mecanismo.

Es importante partir de la premisa y de la definición de acción correctiva que ya todos conocemos y que se establece en ISO.  Parafraseando la definición tenemos que una acción correctiva es el conjunto de actividades necesarias para eliminar la recurrencia de una no conformidad. La clave está en entender dentro de nuestra organización y nuestro sistema ¿qué es eliminar la recurrencia?

Cuando hagamos esta pregunta seguramente nos toparemos que no es lo mismo una corrección que una acción correctiva. Esta diferencia de conceptos ha traído siempre problemas en la atención de No Conformidades.

Una corrección no necesariamente asegura que la No Conformidad sea eliminada. Inclusive en la mayoría de los casos una corrección, o acción de corrección, genera o es la parte inicial de toda acción correctiva. La corrección como su nombre lo dice CORRIGE, pero no alcanza a visualizar el origen de la falla. Obviamente es necesario contemplar también que no todas las fallas o No conformidades requieren una acción correctiva. Habrá fallas que derivado de su origen puntual no requieran de un análisis robusto y por ende solo con la corrección baste. Particularmente puedo comentar que esto puede ser visto más en los sistemas de gestión de la calidad, de los productos y servicios, sin embargo en sistemas como los ambientales o los de prevención de riesgos, es cada vez menos recomendable solo establecer acciones de corrección por la sencilla razón de que en estos sistemas es mucho más visible y directa la participación del hombre con el entorno del sistema.

Así pues podemos empezar con estos tres conceptos y clarificarlos en nuestra organización:

1.¿Qué es eliminar la recurrencia?

2.¿Qué es corrección y cuándo utilizarla?

3.¿Cuándo se genera una acción correctiva?

Tres temas que seguramente clarificados nos traerán mejores resultados en la herramienta de acciones correctivas.

No les abrumo más. Seguro que con esto ya se aclaran algunos puntos. De lo contrario seguiremos por aquí en contacto. Que pase usted un muy buen día.

Lino Rodríguez C/ Director General c&R Consultores 


Comentarios