Publicado el 21 de Abril de 2014





Hace apenas unos días un jet que transportaba 8 personas se desplomó a pocos kilómetros del aeropuerto local. Según la trayectoria, la aeronave estaba a punto de aterrizar, sin embargo por las condiciones climáticas de la región (densa neblina al momento del accidente) la maniobra era complicada y según los expertos y recomendaciones de quienes realizan continuamente estos vuelos, indicaban que no era conveniente intentar en ese momento el aterrizaje.

Con este accidente, en esta región, en lo que va del 2014 se contabilizan ya 2 accidentes con aeronaves tripuladas, por ello nos dedicamos a hacer una breve investigación estadística de cómo está nuestro país en accidentes e incidentes de este tipo.

Para empezar podemos decir que en los últimos 10 años (del 2003 a lo que va del 2014) en México se han registrado 50 accidentes de diferentes tipos relacionados con diferentes tipos de aeronaves, de los cuales se ha contabilizado la trágica cifra de 129 defunciones. Como valor absoluto podemos decir que en promedio, cada año mueren  13 personas en accidentes de este tipo. La cifra es preocupante.

Alguien pudiera preguntar ¿Y cómo estamos a nivel mundial? La primera comparación pudiera ser con nuestro vecino del Norte que, según lo que percibimos, pudiera ser una de las industrias más seguras, sin embargo las cifras muestran lo contrario. Del 2003 a lo que llevamos de este 2014 los Americanos han sufrido 424 defunciones. La cifra no es preocupante, es TRÁGICA y ALARMANTE. Ahora si nos comparamos con un país latinoamericano podemos ver el ejemplo de Brasil que en los pasados 10 años ha sufrido 510 muertes en este tipo de accidentes.

Con estos datos alguien pudiera decir que el mal es de todos (¡consuelo de tontos!) sin embargo démosle una checada rápida a otros países y culturas. En Alemania en este mismo periodo se registraron 14  muertes como resultado de 23 accidentes e incidentes. En el Reino Unido (Inglaterra, Irlanda, Escocia y Gales) apenas se registraron 8 decesos como resultado de 26 accidentes. Finalmente veamos a nuestros amigos del Japón: del 2003 al 2014 se han registrado solo 6 defunciones originados por 14 accidentes aéreos. ¡Solo 14 accidentes o incidentes aéreos en más de 10 años en El Japón!

Con este breve panorama estadístico la reflexión creo que sigue siendo la misma que en otras ocasiones. En este lado del mundo trabajamos muy poco en PREVENCIÓN. Estoy seguro que los japoneses, alemanes o británicos no son más competentes que los nacidos en este continente, lo que sí están demostrando es que son MÁS CONSCIENTES de su seguridad, en otras palabras más OCUPADOS por la PREVENCIÓN.       

Es cierto, somos culturas diferentes y tratar de migrar nuestra idiosincrasia pareciera algo complicado y muy tardado, sin embargo sí podemos copiar “los buenos ejemplos” que estos países están haciendo para cuidar a sus ciudadanos. Al final caeremos en la cuenta que, si queremos grandes cambios, debemos empezar por nuestro micro-espacio, por nosotros mismos. La CULTURA de la PREVENCIÓN necesariamente tiene que empezar en cada uno de nosotros. Si logramos conceptualizar sus beneficios y alcances seguramente, será un poco más sencillo, transitar hacia esta cultura.

Y usted ¿Qué opina?

Que pase excelente día.


Comentarios