Publicado el 12 de Mayo de 2014





Primera Parte

Si en nuestro país se respetaran los tiempos legislativos el día de hoy se estuviera iniciando la discusión formal de las Leyes Secundarias en Materia de Reforma Energética. Sin embargo, como bien sabemos todos,  el proceso legislativo está íntimamente relacionado con las formas y caprichos de gobernar por lo que hoy se tiene que discutir y acordar primero lo referente a la Reforma Político-Electoral y la de Telecomunicaciones (por cierto también trascendentales para el Estado) las cuales seguramente servirán como monedas de cambio para el estire y afloje en materia energética.

Respetando este “impasse legislativo” en materia energética creo que cabe la oportunidad para que los ciudadanos comunes, los de a pie y los de coche revisen detalladamente, en el ámbito de sus facultades, lo que hasta el momento se han establecido como PROPUESTAS de Leyes Secundarias para el Sector Energético derivado de la Reforma Constitucional concretada el pasado mes de Diciembre del 2013.  Subrayo la palabra PROPUESTAS, porque son solo eso, iniciativas que deberán discutirse de acuerdo a las formas legales establecidas y que deberán ser consensuadas para el bienestar de la mayoría de los mexicanos.

Podemos empezar enumerando que, como resultado de la Reforma dentro de la Constitución se establecieron en los Artículos transitorios la obligación de formular las Leyes Secundarias que sustenten los cambios previstos en la Carta Magna. Con esto, hace apenas un par de semanas el Ejecutivo, a través de la SENER (Secretaría de Energía) entregó el paquete de Leyes Secundarias Propuestas para su análisis en el Congreso. En total 21 leyes entre nuevas y modificadas para dar alcance a las expectativas de la nación. Dado que la intención de este artículo es que todos conozcamos qué es lo que se está gestando citemos cuáles son estas 21 leyes. Como leyes nuevas se pretende establecer: Ley de Hidrocarburos, Ley de la Industria Eléctrica, Ley de la Energía Geotérmica, Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética, Ley de la Comisión Federal de Electricidad, Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente en el Sector de Hidrocarburos, Ley de Ingresos sobre los Hidrocarburos y La Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

Ahora bien las siguientes Leyes ya existen pero se pretenden sean modificadas: Ley De Inversión Extranjera, Ley Minera, Ley de Asociaciones Público-Privadas, Ley de Aguas Nacionales, Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, Ley Federal de las Entidades Paraestatales, Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios, Ley de Obras Públicas, Ley Federal de Derechos, Ley de Coordinación Fiscal, Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y la Ley General de Deuda Pública

Como lo puede ver usted, la Reforma Energética trae consigo cambios substanciales en la forma de obtener los recursos energéticos del país y cómo estos van a ir tornándose en un negocio orientado a la generación de alto valor (al menos eso es lo que se espera), por lo cual el análisis y discusión de los temas expresados en las Leyes tiene que ser amplio y riguroso.  Además es importante clarificar que para un buen análisis de los Instrumentos de Política Pública que se están proponiendo es  más sencillo separar éste en Hidrocarburos y Energía Eléctrica

Con este preámbulo podemos empezar diciendo que la propiedad de los hidrocarburos de la nación “seguirán siendo del País bajo condiciones contractuales que se establecerán como resultado de las Leyes Secundarias y sus reglamentos”. No habrá Concesiones, sin embargo existirán  ciertos tipos de contrato los cuales tendrán el alcance de compartir el riesgo de la operación derivada de la exploración y explotación con un tercero (ya sea nacional o extranjero). En palabras coloquiales habrá: Licencias (que aunque no se quiera decir formalmente son concesiones), Contratos de Producción y de Utilidad Compartida (entre PEMEX y un particular), y los Contratos de Servicios (estos últimos ya se ejecutan en la actualidad).

Estos esquemas de contratación se ven necesarios derivados de la falta de recursos que la Propia Paraestatal (que dejará de serlo con esta Reforma) tiene y que hace ya poco sostenible su operación hacia el futuro. Sin embargo Pemex, que se convertirá en una Empresa Productiva del Estado, tendrá la oportunidad y el beneficio de escoger cuáles operaciones estratégicas estarán bajo su operación en este nuevo esquema contractual. A esto es lo que se le conoce como RONDA CERO. Indudablemente esta RONDA CERO deberá ser muy bien vigilada, y previamente reglamentada, para que no se caiga en las tentaciones de seleccionar “áreas estratégicas” que a la postre Pemex no pueda operar derivado de su infraestructura y que por “Adjudicación directa” como lo pretende contemplar la Ley, se la pueda Licitar a un Tercero.

Ahondando un poco más en la Ronda Cero es importante que la sociedad conozca que este mecanismo se está pretendiendo establecer para que PEMEX se quede con las operaciones estratégicas que la Nación considere. Es importante mencionar que esta Ronda Cero deberá ser precedida por una selección de estas áreas Estratégicas por parte de la SENER en coordinación y asesoría de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH)

Dado que este es el primer análisis y con el afán de que vayamos comprendiendo esto poco a poco aquí corto la parte de los tipos de contratos y lo referente a la Ronda Cero.

Otro de los temas que quiero tocar brevemente en este primer análisis es el relacionado con el tema ambiental. En nuestro país se ha comenzado una ola de comentarios, rumores y miedos sobre los impactos ambientales derivados de la extracción que ciertos hidrocarburos “nuevos” como el “Gas Shale” y el “Shale Oil” pueden traer a los ecosistemas locales. Indudablemente debemos considerar que TODA ACTIVIDAD INDUSTRIAL (inclusive toda actividad humana) genera un impacto ambiental al entorno. Por ello la Legislación, la Reglamentación y la Normativa, general y específica debe estar orientada en todo momento a establecer “operaciones sustentables” respetando el Derecho que todo mexicano tiene a un ambiente sano (Consistente con el artículo 4 de nuestra Constitución). De la primera Lectura de estas Leyes Secundarias puede verse positiva-bajo ciertas reservas que deberán hacerse y clarificarse en la discusión en el Senado y la Cámara de Diputados- la creación de la Agencia Nacional para la Seguridad Industrial y Protección al Ambiente del Sector Hidrocarburos. Si partimos de que hoy en día los impactos ambientales que genera el Sector de la explotación del Petróleo y Gas han sido medianamente atendidos (seguimos teniendo incidentes ambientales que lamentar) con la creación de esta Agencia-que hoy no existe-se pretende fortalecer las facultades de inspección y vigilancia del Sector. Se pretende llevar a la autogestión y certificación Normativa de Seguridad Industrial y Ambiental a todas las empresas del sector energético de hidrocarburos. Sin embargo hasta donde vamos, aun no se establecen los cómos para poder llevar a cabo esto. Además, de concretarse esta Agencia, una de sus primeras tareas será precisamente revisar las tecnologías para la extracción del Gas Shale y cuáles serán las permitidas en el territorio nacional y bajo qué preceptos de preservación del entorno.

Muchos sectores y círculos de opinión han acusado a esta Reforma Energética de no velar por las Energías Renovables, y en ese sentido les doy la razón. Esta Reforma poco habla sobre Energías renovables porque su intención es fortalecer el Sector de los Hidrocarburos. Siendo técnicamente correctos esta pudiera haber sido una Reforma de hidrocarburos. Sin embargo también no debemos olvidar que en nuestro país, en el 2008 se establecieron las primeras bases para la estrategia de Energías Renovables. Con ello hoy contamos con una Ley Para el Aprovechamiento de Energías Renovables y Transición Energética, una Ley Para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía y la reciente Ley General del Cambio Climático. Si nuestros diputados y Senadores logran “parametrizar” esta Reforma con los compromisos adquiridos en las Reformas del 2008 y 2012 podemos pensar que en el mediano plazo el sector de las energías renovables también irá creciendo. Además no olvidemos el vehículo que la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, recientemente aprobada en el 2013, otorga a las comunidades y a todo el territorio nacional para hacer valer sus derechos sobre el medio ambiente seguro y sustentable.

Hasta aquí dejo este primer análisis. Prometo pronto volver con un segundo análisis de esta Reforma Energética. Lo importante en este inter es seguir revisando y discutiendo cuáles son las mejores alternativas para nuestro país en este Sector. Lo peor que podemos hacer es quedarnos igual y creo que eso ya se está combatiendo.

Este, este es nuestro país. Que tenga un buen día

Lino Rodríguez Cisneros

c&R Consultores


Comentarios