Publicado el 25 de Marza de 2019





Una de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM´s) que ha empezado a implementarse en los diferentes centros de trabajo es la referente a la Identificación de Riesgos Ergonómicos la cual se publicó el pasado mes de noviembre del 2018 y tiene como entrada en vigor, aunque no de todos los requisitos, el 2 de enero del 2020.

¿De qué trata la primera norma oficial de ergonomía definida por la STPS? De manera general, este nuevo documento legal obligatorio, establece los requisitos y metodologías para implementar un mecanismo de análisis sistemático del riesgo ergonómico relacionado con el levantamiento de cargas de forma manual o con equipos auxiliares.

La NOM traerá como consecuencia que casi la totalidad de las empresas en México comiencen a revisar aquellas actividades que pueden generar transtornos músculo-esqueléticos por el levantamiento de cargas de manera rutinaria o no rutinaria.

Si bien ya algunas empresas de manera proactiva habían iniciado anteriormente con un análisis ergonómico, sobre todo aquellas que tenían un requisito internacional que cumplir como OHSAS, la realidad es que muchos de estos análisis carecían del sustento metodológico para hacer adecuadamente dicho estudio, por lo que se quedaba simplemente en algo sensorial con buenas intenciones.

Hoy la norma establece un par de métodos trazables, robustos y a la vez sencillos, para poder conocer el nivel de riesgo relacionado con el levantamiento de cargas de forma manual con o sin equipo auxiliar (incluyendo también el empujar, jalar o arrastrar)

El resultado de estos métodos implementados es que, según la NOM, los centros de trabajo establezcan controles necesarios para minimizar dicha exposición (incluyendo controles de ingeniería de ser necesarios) además de formalizar un proceso de Vigilancia a la Salud de los trabajadores con la intención de prevenir y controlar posibles lesiones y enfermedades profesionales.

Además, la norma pretende que estos análisis ergonómicos se actualicen de acuerdo a las modificaciones que se tengan dentro de los procesos de la Organización y que el resultado de dichos estudios permanezca accesible a los trabajadores expuestos a dichos riesgos con la intención de mejorar el conocimiento en los mismos, pero sobre todo para prevenir incidentes relacionados con su salud.

En este sentido la NOM establece también como obligación un proceso sistemático de capacitación a los trabajadores que estén expuestos al riesgo ergonómico relacionado con las actividades de carga manual, incluso incluyendo en dicho mecanismo de entrenamiento a los trabajadores de nuevo ingreso.

Hoy en día el escenario es muy adecuado e incluso amigable para comenzar a implementar la norma. Se tiene todavía algunos meses para la entrada en vigor del documento por lo que es recomendable que todas las empresas inicien el proceso y vean este nuevo requisito como una oportunidad para mejorar la vida laboral de sus trabajadores.

Lino Rodríguez Cisneros

Consultor Líder c&R Consultores.


Comentarios